Sábado, 18 de Noviembre de 2017
   
Texto
Agregar sitio a FavoritosAgregar página a FavoritosHacer página de inicioCompartir esta páginaEnviar Email con esta páginaImprimir esta páginaGuardar página como PDF

Búsqueda en Arrabal o Google

Youtube 32x32FaceBook-32x32twitter-32x32Tuenti2bloggerSur


Sobran motivos para la lucha ciudadana

(0 votos, media 0 de 5)

huelga14NLa huelga general del 14-N se ha saldado con una innegable demostración de malestar e indignación ciudadana. Una marea de personas tomaban ayer la calle dejando patente que no están de acuerdo con la actual política económica del Gobierno, que rechazan las acciones que limitan derechos como sanidad, educación o justicia y que no respaldan recortes, ajustes e impagos, que no están sirviendo para crear empleo, más bien al contrario.

Un generalizado sentimiento de descontento que no puede saldarse con una mera 'guerra de cifras' entre convocantes y la Administración. A las decenas de miles de personas que ayer ejercieron su derecho a la huelga o se echaron a la calle para manifestarse, hay que sumar también un importante número de casos en los que por miedo a represalias o por la imposibilidad de mantener a su familia al dejar de percibir un día de salario no secundaron la huelga.

La Asociación Arrabal-AID no se escondió. Participó de forma activa en la manifestación que recorrió por la tarde las calles de Málaga y secundó la huelga cerrando las puertas del Centro de Promoción de Empleo sito en calle Sevilla, 8. Muchas son las razones para sumarse al paro: el rechazo a la Reforma Laboral bajo la cual el paro se sitúa en el 25% de la población activa, los recortes en Educación y Sanidad, en la Ley de Dependencia, en Investigación, y en las prestaciones por desempleo. La necesidad de un Plan de Choque contra la Pobreza y una Plan de Inclusión, que ofrezca alternativas a las personas en situación de riesgo de exclusión, y la defensa del Estado de Bienestar, cuya vigencia que corre serio peligro, son otros de los motivos para ayer tomar la calle de forma cívica

A todo esto hay que sumar el acoso que sufren las entidades del Tercer Sector, organizaciones sin ánimo de lucro y oenegés que en muchos casos desarrollan una labor social que corresponde a la Administración y que ésta, por dejación de funciones, no asume. El bloqueo al que están llevando a esta entidades los distintos gobiernos hace que muchas personas, las que forman las capas más desfavorecidas de la sociedad, pierdan oportunidades para su integración en la sociedad, de ganarse un futuro de forma digna y autónoma. La sociedad no puede permitirse el desmantelamiento del Tercer Sector, su acción por el fortalecimiento de una ciudadanía activa.

El 14-N tenía justificaciones de sobra. Un día después, las razones cobran más fuerza si cabe para que la ciudadanía exprese su opinión y siga reivindicando un giro de 180 grados en los actuales planteamientos sociales y económicos.



Comentarios (0)
Solamente los usuarios registrados pueden dejar comentarios

Formulario de acceso

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Ya se han establecido las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial del sitio. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies.

Acepto las "cookies" de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information